miércoles, 16 de agosto de 2017

La vermicompostera tras el verano

Hace unos días, en el coche, de vuelta de ver a la familia, sólo podía pensar en una cosa: mi vermicompostera, abandonada a su suerte desde principios del verano.

Ya podéis imaginar el susto que me llevé cuando la abrí y me encontré con esto:

Un desierto homogéneo de caca de lombriz y ni un solo bicho vivo a la vista.

Empecé a escarbar y, para mi enorme alivio, encontré vida:

¿Cómo pueden vivir en su propia caca?

Cuanto más escarbaba, más me venía un olor a anaerobia, que es malísima para las lombrices. Llevamos ya años con esta vermicompostera y nunca hemos tenido problemas de anaerobia. Las condiciones de anaerobia se suelen dar cuando hay exceso de agua y como Madrid es tan seco, nunca nos había pasado. Al contrario, pusimos la vermicompostera en el baño y aún así tengo que vigilar que tenga bastante humedad.

En el fondo encontré restos de alimentos sin digerir y muchas lombrices, pero también grandes cantidades de agua maloliente.

No sé si se ven las lombrices.

Recogí toda la caca más o menos seca de la superficie, reservándola para usar como fertilizante, separando las pocas lombrices que encontraba para devolver más tarde a la vermicompostera. Las partes más mojadas, las estrujé para sacar el máximo de agua posible.

Súper montaje de estrujamiento de caca de lombriz mezclada con alimentos sin digerir.

Esta parte tenía muchas lombrices. Las estrujé también y no parecía molestarles mucho.

Soy así de bestia.
La caca reservada está a la izquierda, a la derecha, un cuenco con papel húmedo para las lombrices.

Caca de lombriz

Voy sacando el agua.

Me lo pasé genial estrujando.

El fondo estaba completamente mojado.

Cuando hube sacado la mayoría del agua (recogí dos botes llenos), puse papel y cartón cortado en trozos en el fondo de la vermicompostera (en realidad es una caja de plástico cualquiera) y los humedecí.


A las lombrices les encanta este tipo de cartón.

Luego volví a poner las lombrices mezcladas con los restos de comida sin digerir sobre el papel y cubrí con más papel húmedo. Después los alimenté un poco más con peladuras y restos de frutas.

La vermicompostera esta lista para volver a despegar y yo tengo que encontrar a alguien que quiera caca de lombriz y zumo de lombriz para sus plantas porque todavía no tengo.

4 comentarios:

  1. Nunca tuvimos suerte con las lombrices. Son duras y no mueren, pero de ahí a saber que lo hacemos bien....hay un gran trecho. Bienvenidas de nuevo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco gente que tiene mano para todo y las lombrices se les mueren. Yo no tengo mano para casi nada y las lombrices no consigo matarlas. Misterios de la vida.
      Un beso,
      Lucía

      Eliminar
  2. Lucia, no me creo eso de que tengas mala mano.En absoluto. Lo que creo es que haces muchas cosas y, algunas, no te salen como tu quieres. De esta entrada entiendo que tus lombrices se han mantenido gracias a que no tenias la bandeja para lexiviados que aconsejan para las vernicompostadoras. Eso ha contribuido a crear el ambiente anaeróbico pero húmedo que ha mantenido con vida tus colaboradoras lombrices. Un éxito más en tus empeños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, lo de la bandeja para lexiviados siempre me sonó a cosa de sitio más húmedo. En lugares donde puedes poner otra lavadora justo después de tender la ropa mojada de la primera porque sabes que cuando termine la máquina la ropa tendida ya estará seca, lo mejor es no construir ningún sistema para drenar agua.

      Eliminar