miércoles, 26 de abril de 2017

La permacultura y el dinero

Hay un debate importante en el mundo de la permacultura sobre si es ético o no cobrar por las clases, si el certificado de diseño es caro o no, si hay gente que vive de aplicar los principios de la permacultura a su explotación o negocio, o si toda la gente que vive de la permacultura vive de dar clases de permacultura.

Hace algún tiempo me encontré con el blog de Benjamin Weiss, un permacultor de los EE.UU. que tiene una serie de artículos sobre este tema, el futuro de la permacultura y más cuestiones filosóficas harto interesantes.

Me puso en contacto con él y me ofrecí a traducir algunos de sus artículos al castellano. Él me dijo que sí y unos meses después,

TACHÁAAAAAAAAAAAAAAAAN

Os presento:

El estado de la permacultura en EE.UU. desde el punto de vista de un "milenial", por B. Weiss, traducido por la menda lerenda.

Si hacéis clic en el título del artículo accederéis a él en la página de Benjamin. Vale la pena leerlo.

martes, 18 de abril de 2017

Lombricompostera urbana

Hace mucho, mucho tiempo, decidimos poner una lombricompostera en el piso. La hicimos con dos cajones de frigorífico que nos sobraban y era fea pero eficiente. Cuando, unos años más tarde, reformamos el cuarto de baño uno de los requisitos del diseño era que la lombricompostera tuviera su sitio.

¿Adivináis dónde está?

Pues sí, aquí.

Ta cháaaaaaaaan.

La tenemos en el baño porque es el sitio más húmedo de la casa y eso les gusta a las lombrices. 

También les gusta el cartón de las hueveras.

Es un ambiente húmedo y rico en nutrientes por lo que
las semillas de los alimentos que echamos suelen germinar.

Les echamos papel de los catálogos que nos llegan a casa.

Y ellas felices y contentas.

Les damos de comer los restos crudos de la cocina, salvo grasas, carne, pescado, patatas, pasta, arroz, cítricos, cebolla y ajo.

Vamos poniendo los restos en este bote.

Y cuando está lleno los trituramos con la batidora,
añadimos un poco de agua y van a la lombricompostera.

Hasta ahora he usado los productos de la lombricompostera para el huerto y para inocular lombrices donde me hiciera falta. A partir de ahora voy a explorar cómo usarlos para las macetas.

Si estás pensando en poner una lombricompostera en tu piso, has de saber que es sencillísimo, no ocupa casi espacio ni tiempo, no huele mal y es muy discreta. Se la recomiendo a todo el mundo.

jueves, 13 de abril de 2017

¿Leña o pellets?

El otro día recibí el siguiente comentario sobre nuestra decisión de poner una estufa de leña con inercia térmica:

Hola Lucia, 

Nosotros en un invierno suave en Valencia hemos gastado casi tres remolque de leña, no se decirte las medidas exactas del remolque pero es de los de coche, para que te hagas una idea... la chimenea, un caset que NO es de doble combustión solo la encendemos un rato por la tarde-noche y en vacaciones y fines de semana si que le damos algo más de tute. Lo digo por que es muuucha leña si no teneis espacio para almacenarla o si teneis que estar acarreandola por las escaleras/ascensor.

Ya se que ni de lejos mola tanto ni es tan romántico y que al ser un combustible procesado también tiene sus pegas, pero para un piso yo optaría por una estufa de pellets, supongo que también las habrá con horno.

Un aspecto que me gusta de los pellets es que utilizan para su fabricación madera de pino y biomasa forestal de limpieza de bosques. Cuando te pones a comprar leña el que te la vende presume de que si es madera de roble, de encina, de olivo....a mi personalmente me me da bastante reparo pensar de donde y como extraen esa madera, nadie utiliza pino en estufas /chimeneas al ser una madera blanda de rápida combustión y con resina que ensucia mucho el tiro y hasta puede provocar incendios.

Bueno, solo contaba mi experiencia por si de algo os sirve de algo, animo y gracias por contarlo.

Armando 

He pensado que es una reflexión muy importante y he decidido responderla como una entrada en el blog:

El diseño de la estufa en estos momentos
(susceptible de cambiar en cualquier momento)


Hola Armando,

ante todo, mil gracias por tu comentario y por las dudas que planteas. También nos encanta saber cuánta leña gastas porque es una de las cosas que nos preocupan y de las que parece bastante difícil encontrar dados por ahí.

La decisión de poner una estufa de leña y no una de pellets ha sido difícil para nosotras. Las estufas de pellets tienen muchas ventajas:

- son limpias
- son cómodas (se encienden solas, se pueden programar, etc.)
- son conocidas y están a la moda, con lo que si alguna vez vendemos la casa no será raro para los posibles compradores
- liberan unos humos muy limpios que no tapan los conductos de la chimenea
- los pellets son manejables y proceden, como tú has dicho, de restos de talas que de otra forma se quemarían en plan salvaje
- las hay revestidas con ladrillos especiales (o cerámica) que añaden masa térmica y sí, también las hay con horno

Las desventajas de las estufas de pellets son:

- necesitan una conexión a la electricidad, ya que encienden ellas solas y no pueden encenderse si no hay electricidad
- tienen un componente electrónico para el encendido y la programación que no sólo necesita electricidad (como ya he dicho) sino que además necesita un mantenimiento y de vez en cuando se estropea
- necesitan un mantenimiento y limpieza periódica que tiene que hacer un profesional

La verdad es que al principio estábamos seguras de que íbamos a poner una estufa de pellets, pero cuando descubrimos que necesitan electricidad nos quedamos pegadas.

Uno de los principios de la permacultura es prever para los desastres y establecer los sistemas de forma que las necesidades más básicas estén cubiertas por varias estructuras. La calefacción y la posibilidad de cocinar son necesidades básicas, así que si tienes electricidad por una parte y estufa de biomasa con horno por la otra, puedes cocinar y calentarte si falla la electricidad y también si falla la biomasa.

Estufa de pellets. Foto cogida de aquí.


Nos volvimos entonces hacia las estufas de leña, que tienen las siguientes ventajas:

- son bonitas
- funcionan con una gama relativamente amplia de combustibles
- no necesitan electricidad

Peso tienen un montón de pegas:

- hay que encenderlas
- no se pueden programar
- hacen ceniza
- a menudo son muy ineficaces, ya que se va el calor al cielo por la chimenea, con lo que consumen un montón

Estufa de leña con horno. Foto tomada de aquí.

Las estufas que más nos gustan, son las rocket, claro, principalmente por su altísima eficacia energética. Un quemador rocket acoplado con un buen montón de masa térmica es lo mejor que una puede una poner en su casa para tenerla calentita.

Estufa rocket con masa térmica. Imagen tomada de aquí.

El problema de las estufas rocket en un piso es el peso. Los forjados de los pisos no están hechos para soportan tantísimo peso y si te construyes una puedes poner en peligro el edificio entero.

Otro problema es que es algo bastante raro y nuevo, y no encontramos a nadie que nos pueda decir si es legal ponerla en un piso o no.

Buscando una solución al problema, decidimos hacer una lista de las cosas que queremos para calentar nuestra casa:

- biomasa de algún tipo
- que no precise un obrón para llenarlo todo de tubos
- independiente de la electricidad
- en el que se pueda cocinar
- de alta eficiencia energética
- estéticamente no repelente
- con mantenimiento mínimo, que podamos realizar nosotras o los chapuzas de la zona
- que entendamos técnicamente
- que dure muchos años
- que la cubra el seguro (del que la instala y de nuestro piso)

Las estufas de pellets se eliminan inmediatamente debido a su dependencia de la electricidad y el mantenimiento por parte de técnicos de la marca.

Quedan las estufas de huesos de aceituna, etc, pero no parecen tener horno y nos resultó imposible contactar con nadie que las hiciera o que nos pudiera informar (a parte de que son feísimas...). Además, como queremos eficiencia energética, inmediatamente supimos que no vamos a poner una estufa metálica directamente en contacto con el aire. Calentar aire es un despropósito, hay que calentar masa térmica de calidad para atrapar el calor (otro principio de la permacultura: atrapar la energía).

Estufa de huesos de aceituna. Foto tomada de aquí.

Queríamos, pues, una estufa con el máximo de masa térmica que aguantara el forjado de nuestro piso, que tuviera horno y que quemara biomasa con una altísima eficacia.

Al final, nos decantamos por una estufa de inercia térmica construida a medida del piso y el forjado, con doble cámara de combustión que funcione también como horno. Es una apuesta y va veremos cómo va. Los motivos por los que creemos que va a funcionar son:

- vivimos en un bajo y el transporte de la leña será relativamente sencillo. Se puede hacer o por la puerta o por la ventana (la ventana es un primero bastante bajito y solemos sacra y meter cosas por ahí)
- nos aseguran los que van a construir la estufa que sólo la tendremos que encender una vez al día y que la masa de la estufa mantendrá la casa caliente el resto del tiempo
- esperamos que las dos cámaras de combustión más la masa térmica de la estufa resulten en un bajo consumo, es decir, pocos kilos de madera en cada encendido
- vivimos en un lugar muy rural donde es relativamente sencillo encontrar madera de calidad procedente de podas. Además, hay un bosque gestionado por Patrimonio donde se puede pedir el derecho vitalicio a recoger restos de poda y tenemos previsto apuntarnos, aunque es probable que tengamos que esperar años para conseguir uno
- parte del proyecto es cambiar las ventanas y aislar toda la fachada más otra pared adyacente, y esperamos que eso ayude a reducir el consumo de leña. Además, lo que la van a construir también van a aislar la pared en la que se apoyará
- tenemos una tierra donde podríamos almacenar grandes cantidades de leña si queremos comprarla más barata e ir de vez en cuando a buscar lo que necesitemos
- ya hemos tenido chimenea y nos sentimos cómodas encendiéndola y limpiándola
- no somos unas obsesas de la limpieza (que es una forma elegante de decir que somos unas guarras, vaya)

La verdad es que tres remolques de leña por invierno nos parecen muy poco. Por aquí es común que la gente se caliente con madera y compran camiones enteros para un invierno. Ya estamos pensando en cómo hacerle sitio a la madera en nuestro piso, con el aliciente de que dejar sitio para la madera implica tener menos muebles, cosa que nos gusta bastante (tendemos al minimalismo).

Ideas para almacenar leña en un piso. Foto tomada de aquí.

Por ahora hemos encontrado tres sitios donde almacenarla:

1) Entre la estufa y la ventana,


donde haríamos un hueco para madera de este tipo:

Sería como el doble de ancho de lo que se muestra aquí.

En esta pared, quitando la mesa, que va en otro sitio y haciendo unos muretes a los lados para que no se derrumbe la leña.


Y debajo de este mueble, quitando el radiador.


Calculamos que podríamos almacenar fácilmente 500 kg de leña, pero ahora queda por decidir si el forjado lo aguantaría. Es probable que nuestro límite de almacenamiento de leña sea el peso, no el volumen, porque la casa, a pesar de ser pequeña, es amplia.

En cuanto al origen de la madera, creo que éste es el problema principal. Los pellets se hacen con restos de poda triturada de una gran variedad de árboles y arbustos. Por ejemplo, los restos de podas de mi municipio (platanos, arbustos y coníferas, principalmente) se venden a una empresa que hace pellets. ¿He mencionado ya que mi municipio usa Round-up? Pues sí, pellets con regalo de glifosato. 

Por supuesto, comprar madera no te garantiza que no lleve glifosato o los dioses saben qué, como tampoco te garantiza que venga de bosques o explotaciones bien gestionadas. Lo mejor es comprar a alguien que conoces y que tenga olivos o una dehesa o lo que sea. Nuestra idea es ir un poco por ahí pero no sabemos si encontraremos a alguien o, en caso de que lo encontremos, si los precios serán prohibitivos.

En fin, Armando, en resumen, hemos hecho una apuesta con toda nuestra buena fe y la información que hemos ido encontrando por ahí y no sabemos cómo nos va a ir. Parte de la idea de este proyecto urbano es experimentar con formas de hacer las cosas y nos encantaría saber de gente que ha tomado otras decisiones y porqué y cómo les va. Tampoco yo creo que hay una solución universal: una persona que viva en el medio de Madrid y tenga un balcón orientado al sur donde pueda poner una placa solar, podría perfectamente poner una estufa de pellets que no dependa de la red eléctrica y le será mucho más fácil gestionar los pellets que la leña. De hecho, si nosotras tuviéramos una ventana al sur o al menos con algo de sol, es probable que pusiéramos una placa solar ahí y ya veríamos las estufas de masa de forma diferente.












lunes, 10 de abril de 2017

De compras con el tupper

Como ya sabéis, estamos eliminando el plástico de nuestra vida y lo vamos haciendo según una lista de prioridades que encontraréis aquí. Una de las cosas que *no* vamos a hacer es tirar de una sentada todo lo que tenemos de plástico y sustituirlo por objetos equivalentes sin plástico, uno porque no nos da el presupuesto y dos porque sería contraproducente para el medioambiente que de pronto todo ese plástico al que le queda tanta vida saliera de nuestra casa, donde está sirviendo para algo y fuera a un vertedero.

Para nosotras es más prioritario eliminar el plástico de usar y tirar en primer lugar, así que nos vamos de compras con el tupper, que es de plástico, para eliminar el plástico. ¿Seguís nuestra lógica ilógica?

El pescadero, feliz de salir en el blog.

Al principio hubo que explicar bastante, pero la gente enseguida entendió lo básico, aunque todavía le cuesta dejar de lado las costumbres. Hay que pensar que los charcuteros, pescaderos, fruteros y demás se pasan el día haciendo los mismos gestos cuando sirven a la gente, y así día tras día ad nauseum, así que cuando viene la rara que no quiere plástico les cuesta no dejarse llevar por el gesto habitual.

¿Quiere el jamón en el mismo tupper que el beicon?
Pues sí.

Como permacultoras, queremos cuidar a las personas y como activistas evolucionarias, creemos que se cazan más moscas con miel que con vinagre, así que consideramos el momento de la compra como una oportunidad para empezar a cambiar mentalidades, tanto entre los tenderos como entre la clientela que está observando, ojo avizor. Intentamos ser pacientes y flexibles con las cosas que más cuestan.

Cosas que más cuestan:

1) no poner un papel plastificado para pesar y cortar las cosas. Cuando vemos que les cuesta mucho, les decimos que usen uno solo y lo pesen todo en él. Aquí hay un problema de higiene ante los demás clientes. El pescadero tiene una manguera para limpiar el recipiente de la báscula y la fruta no mancha, pero el charcutero y el carnicero no quieren pesar nada directamente sobre la báscula y lo respetamos.


Pesando a pelo. Qué radicales somos.

2) no ponerse guante de plástico, aunque cuando se lo dices suelen dejarlo a un lado, esperemos que no para tirar sino para usar con el próximo cliente.

Esto no le cabe en el tupper, señora.

3) No darte bolsa de plástico. Una vez, después de toda la explicación y de hacer que nos pusieran la compra en el tupper, y de haber metido el tupper en la bolsa de tela, ¡¡el tendero metió el ticket de compra en una bolsa de plástico!! Fue divertídisimo. Es la costumbre de los gestos, que es muy mala de quitar.

Lo mejor de ir de compras con el tupper es que todo el mundo te recibe con brazos abiertos, que la gente que está esperando te anima, que se inician conversaciones sobre el tema de los plásticos y del medioambiente y que, esperemos, se normaliza, el rechazar el plastico de usar y tirar.

Nota: fotos hechas y publicadas con permiso de los retratados.

viernes, 7 de abril de 2017

El instagram de Karine

En el blog hablo a veces de mi querida esposa, Karine, pero nunca le he dedicado una entrada a ella sola y las cosas maravillosas que hace.

Pan con greñas preciosas

Panecillos de sésamo

Pan, pan, pan, de diferentes tipos

Panecillos para hamburguesas

Pan de masa madre

Fotos fantásticas


Fantásticas, repito.


Aceites aromatizados

Queso artesanal hecho por ella

Guisos en palayok (la olla tradicional filipina)

Preciosa

Hamburguesas ecológicas con pan hecho por ella misma

Quesos

Cuando se pone a hornear, se pone

Más greñas espectaculares

Masa creciendo

Pan

y tartas

y más pan

y challa!!

Bagels

Siempre pan

y buenas fotos

Hogaza multicereales con semillas

Con preciosas greñas

Miga de un pan hecho con nuestra masa madre

Todo esto, y más, podéis encontrar, con recetas incluidas, en su instagram #elpandekarine. Pasen y vean.

martes, 4 de abril de 2017

Lo que se prepara

Esta época del año es preciosa para mi porque me encanta ver despertarse a la naturaleza. Pero otra cosa que espío con deseo es como se van preparando las futuras cosechas.

Por ejemplo, en esta zona de calles abandonadas de mi pueblo hay mucho saúco con cuyas flores mi mujer y yo hacemos vino.


Y mirad quien está ensañando ya la cabecita:



Y en las calles encuentro árboles que sobresalen de los muros y que ya preparan su cosecha otoñal.


Como éste

que todos los años me regala almendras.

Parte de nuestro proyecto de permacultura urbana es explorar cuánto alimento podemos recolectar en nuestro pueblo de árboles y arbustos que ya existen.