martes, 21 de marzo de 2017

Activación de kéfir de agua deshidratado

Parte del proyecto de permacultura para nuestro piso es mejorar nuestra alimentación y explorar la fermentación como forma de preparar alimentos ricos y nutritivos. Y aquí es donde entra de lleno el kéfir de agua.

No sé vosotros, pero yo con los años encuentro que el agua por si sola cada vez me satisface menos cuando tengo sed. Prefiero una infusión, té, gaseosa y tónica, sobre todo por las tardes. Mi idea es conseguir hacer un refresco rico y sano, con un poco de aguja, como el que tomé en Rayén Vegano, un restaurante fantástico del centro de Madrid. Era un kéfir de agua aromatizado con limón y jengibre y probablemente la cosa más rica y satisfactoria que he bebido en mucho tiempo (sí, me gusta más que el martini...).

En Rayén Vegano te regalan el kéfir si vas con un bote de cristal, pero yo no iba preparada así que recurrí al Facebook para mendigar un poco de kéfir de agua. Y Manuel, que es un chico fantástico (¡Hola, Manuel!) me mandó un poco.

Me llegó esto.

Y esto es lo que venía dentro.

Así que hice lo que cualquier persona cuerda haría en la edad en la que vivimos y le recé a San Google para saber qué hacer con ello. La respuesta fue una página en inglés (esta).

Lo primero que hay que hacer, si tienes agua de grifo "de la traída" como yo, es eliminar el cloro. Para eso dejamos un litro de agua en una sopera 24 horas encima de la mesa de despacho.

Después, reunimos los ingredientes:

Azúcar de caña, granos de kéfir deshidratados, agua sin cloro,
un bote bien limpito, una gasa limpia y una goma para agarrarla.

Se calienta el agua (1 litro más o menos) y cuando está caliente se echa dentro el azúcar (aprox. 100 gr) para que se disuelva.

Se remueve sin usar utensilios metálicos (al parecer el kéfir se lleva mal con el metal).

Se abre la bolsa del kéfir deshidratado.

A ser posible con estilo.

Cuando el agua con azúcar está a temperatura ambiente (22 ºC) o un poco por encima de temperatura ambiente, se echa el kéfir en el agua. Ojo que no se quemen los granos de kéfir, que están vivos y la palman. Yo para esto usé un termómetro que tenemos para hacer queso, pero no sé porqué no le hice fotos. 

Tal que asín.

¿Veis los granos? Son oscuros y compactos.

Luego se tapa el bote con la gasa y se sujeta con la goma.


Y se pone en un sitio a temperatura ambiente (22 ºC) o ligeramente superior. Nosotras somos una ratas de la calefacción así que nuestra casa en invierno no llega a los 22 ºC, por lo que toda fermentación tiene que hacerse encima del módem.

Así aprovechamos el calorcito que libera el aparato en cuestión.

Uno de los principios de la permacultura es ver el valor en lo que se suele considerar residuo, ¿no? Esta calor residual del módem nos ha dado muchas alegrías.

Ahora se dejan los granos de kéfir tranquilos durante 3-4 días, momento en que se tira el agua azucarada y se usan los granos ya activados para hacer agua de kéfir.

Seguiremos informando.


2 comentarios:

  1. hola lucia te recomiendo si quieres mejorar tu alimentacion y la de los tuyos, asi como el estilo de vida, que investigues sobre el higienismo
    salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Me Da Igual (qué nombre tan interesante).

      Eliminar